Ricardo Gareca dirigió 88 partidos con la selección peruana y se convirtió en el entrenador con más partidos al frente de la Bicolor. Bajo su mano, Perú pudo vencer dos veces a Brasil y llevó al equipo peruano a un mundial luego de 36 años de no participar en la máxima fiesta del fútbol mundial.

Escribe: Andrea Herrera Rivera

Perú culmina el 2021 ubicado en la quinta posición de la tabla de las Eliminatorias que da la posibilidad de jugar un repechaje rumbo al mundial de Qatar 2022. Quedan cuatro partidos por disputar el próximo año y si bien el once titular peruano varió por lesiones o suspensiones, hay un personaje importante que desde la banca dirige a este seleccionado y los acerca nuevamente al ansiado sueño de escuchar el himno peruano en un mundial. Ricardo Gareca es considerado por muchos hinchas como el mejor entrenador de la selección de todos los tiempos, otros pueden opinar distinto, sin embargo, los números y logros obtenidos por el “Tigre” con la blanquirroja confirman que marcó hitos y récords importantes en la historia del fútbol sudamericano.

El jueves 5 de febrero de 2015 se reunieron Ricardo Gareca y Juan Carlos Oblitas en el hotel Sheraton de Buenos Aires. La última vez que coincidieron fue treinta años antes en el partido entre Perú y Argentina, en el cual el “Tigre” anotó el gol que dejó a Perú fuera del Mundial de México 86 y significó el inicio de una larga y oscura etapa sin participaciones peruanas en mundiales. Oblitas tenía la obligación de buscar un director técnico para la selección de mayores que proponía un proyecto a largo plazo y si bien se generaron muchas dudas por la nula experiencia que tenía Gareca a nivel de selecciones se conocía sus antecedentes futbolísticos pues jugó en los dos equipos más importantes de Argentina: Boca Juniors y River Plate, fue seleccionado nacional compartiendo vestuario con Maradona, Passarella, Bochini, etc., e ídolo del fútbol colombiano, así como también conocía la experiencia de duras derrotas que asumió con la serenidad que ya conocemos.

El abrazo al mundial.

FIRMA Y MUNDIAL

El 2 de marzo de 2015 Ricardo Gareca firmó su contrato y fue presentado a la prensa peruana a quienes dirigió estas palabras: “Es el desafío más importante de mi vida dentro de mi carrera deportiva. Acepto este desafío sabiendo que nos espera una tarea dura, difícil, complicada, no imposible de ninguna manera. No hay nada imposible cuando uno está unido, cuando uno tiene un objetivo claro. Como yo creo en el jugador peruano, acepté el encargo de dirigir la selección peruana, a partir de ahora soy uno más de ustedes”. Con este pequeño discurso el “Tigre” asumió el mando de la Bicolor sin conocer la serie de récords importantes que lo mantendrá en la historia del fútbol local. 

Sin duda alguna, el más importante de sus logros al mando del combinado patrio es lograr clasificarlo a un mundial luego de 36 años (Rusia 2018). Perú se ubicó en el quinto lugar al culminar los partidos de Eliminatorias Sudamericanas y obtuvo un pase al repechaje con el equipo ganador de Oceanía. Tras un empate a cero en el Sky Stadium, Perú jugó su revancha el 15 de noviembre de 2017 en el Estadio Nacional y venció a la selección de Nueva Zelanda con goles de Jefferson Farfán y Christian Ramos. Inolvidable. Miles de peruanos de todas las ciudades de todo el país salieron a las calles a festejar la alegría que nos había sido esquiva durante más de tres décadas.

«Pensá», la típica frase y gesto de Ricardo Gareca.

COPA AMÉRICA

Otro récord que alcanzó fue ubicar a Perú en una final de Copa América después de 44 años. Perú debutó con un empate sin goles ante Venezuela, derrotó a Bolivia por 3 goles a 1, recibió la aplastante goleada de Brasil por 5 a 0, en cuartos de final dejó afuera a Uruguay en definición por penales y en semifinal goleó a su clásico rival Chile para enfrentar al elenco local en la gran final. Aunque nuestra selección perdió, hizo una gran campaña y quedó como subcampeón del continente.

LOS NÚMEROS

Entre los datos compartidos por el portal de Twitter “Son datos no opiniones” sobre los logros obtenidos por el técnico Ricardo Gareca también destaca que logró mantener un invicto de 15 partidos sin caer dirigiendo a la Bicolor, lo que representa la mejor racha en toda la historia de la selección. 

A esos récords habría que sumar dos que fueron muy importantes en la campaña anterior para llegar a Rusia 2018. Estos son haber ganado por primera vez por las Eliminatorias a Paraguay y Ecuador como visitantes. Este último se convirtió en el partido bisagra que enrumbo a la selección a su participación en la máxima fiesta del fútbol. A estos importantes partidos se suma la reciente victoria ante Venezuela en Caracas el último 16 de noviembre de 2021 por las Eliminatorias al mundial de Qatar 2022, pues el último triunfo que logró la selección peruana en tierras venezolanas se dio el 20 de agosto de 1997, partido correspondiente a las Eliminatorias rumbo a Francia 1998. El Tigre volvió a romper un récord de más de 24 años.

Un dato no menor es que se volvió en el técnico que le pudo ganar 2 veces a Brasil, un logro más que importante considerando que Perú solamente pudo vencer al ‘Scratch’ cinco veces en toda la historia. 

Finalmente, con la culminación de la dirección técnica del profesor Óscar Washington Tabárez a cargo de la selección uruguaya, Ricardo Gareca se convirtió en el entrenador con mayor continuidad entre las diez selecciones de Conmebol (6 años y 8 meses), seguido por el brasilero Tité (5 años y 2 meses). De igual manera es el entrenador que más partidos dirigió a la selección peruana con un total de 88. 

Si bien queda pendiente una victoria ante el seleccionado de su país natal, el argentino Ricardo Gareca escribió páginas más que trascendentales en la historia del fútbol peruano. Con triunfos y caídas, el “Tigre” llevó a cabo un proyecto ambicioso con una selección acostumbrada, por años, a malos resultados; queda esperar con calma los retos que debe enfrentar el 2022, pero sin duda alguna todos los peruanos guardan en su memoria cada abrazo que Ricardo selló con sus dirigidos en cada oportunidad que la historia estuvo de nuestro lado.