“Empecemos afirmando que a Perú no lo gobierna ninguna izquierda. Perú Libre llegó al poder para saquear al Estado”. “Con la derecha Perú logró que gane Castillo. La derecha lo creó”. “Los gobiernos regionales y las alcaldías demostraron que eran nidos de delincuentes. Todos esos sinvergüenzas nuevamente se van a presentar a elecciones”. Ahí está el grave daño que la prensa le está haciendo al país, su activismo político”. 

Escribe: Pilar Rivera Ramos

Sin duda, los temas políticos están crecientemente al centro del debate nacional. El escritor, periodista y abogado Umberto Jara no se aparta de la crítica al gobierno de turno. Más allá de discutir lo bueno y lo malo de la izquierda en Perú, Chile o el resto del mundo, muestra, sin titubeo alguno el deterioro de la política peruana. Conocido también como el mercenario del periodismo, Jara desenmascara a través del valor de sus investigaciones las mañas políticas que utilizó Perú Libre para llegar al gobierno.

Gracias por conceder esta entrevista a Revista Bitágora. Los peruanos necesitábamos llegar a esta situación para decir ¿Esta es la izquierda que gobierna el país?

Lo que estamos viviendo es un capítulo en el cual toda la crisis de la clase política ha terminado explotando a punto tal que al poder llegó una organización basada en el delito y no en la política. 

Creo que utilizan la fachada de decir que son de izquierda, pero no lo son propiamente. Son gente que llegó a saquear el Estado y en esto no estoy diciendo nada que sea agraviante. 

En campaña electoral ya se sabía que Perú Libre eran “Los dinámicos del centro”. Su líder, Vladimir Cerrón, tenía ya una sentencia por corrupción y utilizaron a Pedro Castillo como una fachada para hacerlo candidato. Después de todos estos meses, creo que el pretexto es decir que son de izquierda y simplemente son unos asaltantes del botín estatal.

Una izquierda con muchas y profundas diferencias entre sí y su visión del mundo.

En la política del siglo XXI también estamos demostrando ser un país bastante atrasado, porque hablar de izquierda o de derecha ya no tiene mucho sentido. Por ejemplo China, que desde la época de Mao Tse Tung fue el gran propulsor de la izquierda, de la aplicación del marxismo-leninismo, unido al maoísmo es, en realidad, un régimen que en lo económico es capitalista y en lo político tiene sesgos de izquierda. 

En realidad, estar hablando hoy de derecha en el Perú genera una confusión, porque no son movimientos que tengan claramente sus lineamientos políticos nítidos. Ni la izquierda es una verdadera izquierda y la derecha tampoco, porque ahí prima el mercantilismo.

La desigualdad en el Perú es una constante.

¿Una izquierda deprimente para Perú y otra fascinante para Chile?

Yo, lo de Chile tendría que ver que actúen. El tiempo creo que nos enseñó a que los políticos dicen una cosa y hacen otra. Chile se está presentando como una izquierda que está tratando de esbozar ese tipo de discurso, pero hay que ver qué es lo que realmente se hace en la práctica. Una cosa es estar en una campaña electoral y otra cosa muy diferente es ingresar al poder. La realidad se da cuando se ejerce el poder.

Lo de Chile sí, aparentemente, tiene un programa de izquierda que va a trabajar en esa línea, pero no sabemos hacia dónde irá.

En Latinoamérica vemos una situación dividida. ¿Qué reflexión nos dejaría si en las próximas elecciones presidenciales de Brasil y Colombia triunfa la izquierda?

Que los electores estén prefiriendo la izquierda es una consecuencia de los gobiernos que han existido antes, es decir, durante los últimos 20 o 30 años en la que existió una primacía de los gobiernos que se llamaban liberales. 

Pero el liberalismo nunca se aplicó, fue una etiqueta. Lo que sí se aplicó fue un sistema mercantilista que no cumplió con una -más o menos- adecuada distribución de la riqueza. Eso generó que la gente, descontenta, termine optando por los gobiernos de izquierda. Creo que los causantes de que la izquierda haya retornado son, precisamente, los gobiernos de corte liberal que no aplicaron el liberalismo, que no distribuyeron la riqueza de manera adecuada y generaron un hartazgo en la población. Eso es lo que se está viviendo.

El tema de corrupción tiene mucho que ver en esto.

El tema de corrupción sí tiene mucho que ver porque se generó riqueza. Hubo progreso en casi todos los países que has mencionado, pero ¿Qué ocurrió? No se hicieron hospitales, carreteras, no se atendió el transporte público, las necesidades básicas. Y la gente empezó a ver que había corrupción desmesurada. 

Todo eso generó un hartazgo y la gente se refugió en algo que es arcaico. Cómo podemos hablar todavía de izquierda en pleno siglo XX, cuando a lo largo de todo este siglo se ha demostrado que el marxismo, leninismo, maoísmo, no conducen a nada, no generan progreso, riqueza, no desarrollan a nadie. 

¿Los peruanos tenemos muy bajo conocimiento político?

La elección de Pedro Castillo demuestra dos cosas: primero, la enorme falta de cultura que existe en nuestro país, porque cualquier persona con un poquito de instrucción podía darse cuenta de quién era Pedro Castillo; y segundo, que lamentablemente en el Perú se vota por estados de ánimo. 

Entonces el resentimiento, malestar, fastidio, hace que haya un voto irresponsable. Claramente Castillo era un inepto desde el primer día en que se presentó en público; pero había toda una cuota de malestar, de estado de ánimo que se elige en oposición a otro, no se elige en función del país y a eso hay que añadirle el lamentable rol que tuvo todo ese sector de la prensa que está capturada por el Grupo el Comercio, que lo único que hizo -de manera absurda-, fue alentar una candidatura de Castillo en lugar de presentar todas las denuncias que iban saliendo de este personaje.

Pedro Castillo fue respaldado ampliamente en el sur del país.

Crisis y corrupción también en los medios de comunicación

Para mí la prensa peruana debe volver a hacer periodismo. Hace muchos años que lo que hace es activismo político. Se juegan por el gobierno de turno y lo empiezan a apoyar, intentan vivir de aquellos ingresos que les pueda producir el Estado y eso no es periodismo. 

El periodismo vive de sus lectores, televidentes, oyentes y tendrá fuerza y potencia en la medida en que le esté dando la información adecuada. Pero acá no se hace periodismo. Eso es lo que se está mostrando actualmente. Y es tan nítido que los medios de comunicación están en crisis precisamente porque la gente los abandonó.

Entonces, terminan haciendo periodismo -entre comillas- a favor de un gobierno y eso, definitivamente, no es periodismo.

La incertidumbre crece. En materia política ¿Qué va a pasar?

La incertidumbre es un sello en nuestra historia. Me preocupa más la destrucción que están haciendo del Estado, que ya estaba bastante débil. Están terminando de destruir la poca institucionalidad que existía y eso es lo más terrible, lo que va a complicar más. El funcionamiento a futuro de un Estado que ya era lento y que ahora se está destruyendo.

¿Qué es lo que va a ocurrir? Hacer vaticinios no cabe. Castillo no se podrá sostener los 5 años. La miserable actitud que están teniendo los congresistas que deberían hacer su rol de contrapeso del Ejecutivo, pero no lo hacen y prefieren apoyarlo por tener el sueldo de cada mes. 

Ese es un rol miserable para quien es congresista. Se van a terminar desgastando tanto el gobierno como el Congreso y creo que la población tendrá que tomar decisiones. Lamentablemente, tenemos un país de ciudadanos pasivos que ni siquiera pueden salir a protestar ahora que ven que les están destruyendo el país. Pero, supongo, llegará un momento en que esa pasividad varíe. No se puede ser espectador de la destrucción del país en que viven.

Mal con la izquierda y ¿Qué logró el Perú con la derecha?

Con la derecha el Perú logró que gane Castillo. Es la tragedia nuestra, porque todo el mundo quiere cuestionar a Castillo, pero la derecha lo creó. Si hubieran hecho hospitales, servicios públicos básicos, atendido todas las necesidades elementales ¿La gente hubiera elegido a Castillo? 

Pongamos un ejemplo, en el gobierno de Toledo con el apoyo de Kuczynski, acordaron la construcción de la carretera interoceánica solamente para robar. Si querían robar por lo menos hubieran hecho la carretera central en lugar de la interoceánica que no sirve para nada.

Todo eso se fue construyendo a lo largo de estos años, entonces, aunque moleste, soy de los que sostienen que esa derecha mercantilista es la que trajo a Castillo. Ellos son los padres de Castillo, Cerrón, porque el elector votó desesperado; salía de una pandemia donde murieron unos 200 mil peruanos, porque no había oxígeno y dos empresas extranjeras hacían el negociado de la producción del oxígeno.

Todo ese rencor entregó un voto imprudente, un voto de protesta. Si la población contaba con los servicios básicos, ningún discurso de izquierda hubiese sido atractivo. Su discurso no significa nada en un país de emprendedores. Si el empresariado nacional no va a actuar correctamente, si los gobiernos que se dicen liberales se convierten en mercantilistas llegamos a una situación como la que estamos viviendo.

Habla de Estado, empresa, ¿Y qué le corresponde a la academia y a la sociedad civil?

Ahí yo me pongo a llorar. Como profesor universitario, como escritor de verdad me pongo a llorar. A la juventud no le interesa la cultura. Están prendidos al TikTok, al Instagram y eso es una vergüenza. 

La vez pasada comentaba con un amigo que la próxima pandemia no habrá médicos y todos nos vamos a morir porque todos los tiktokers no nos van a poder salvar. 

Cuando veo en las clases que nos les interesa leer algo. Ahora mismo se van a cumplir 50 años de la película El Padrino, que es un clásico de la cultura cinematográfica. No les interesa si quiera enterarse de qué se trata.

Entonces la juventud está ingresando a un territorio de frivolidad y no se da cuenta que la factura la van a pagar ellos. Una persona que no tiene un mínimo de cultura, o por lo menos un mínimo de educación, se convierte en un analfabeto funcional y no van a saber qué hacer el día de mañana. 

¿Son responsables los jóvenes de esta rebeldía?

Claro, porque vinieron todos los caviares a decirles a los millennials: ¡Castillo, revolución! Y ellos fueron a votar como “tontitos”. Debieron preguntarse ¿Quién era Marx, Lenin, por qué Stalin generó millones de millones de muertos y hambruna en toda Rusia? ¿Por qué Mao hizo lo mismo, porque la izquierda nos trajo a Sendero Luminoso? No se preguntaron eso. “Mis influencers dicen que hay que votar por Castillo” dijeron y se fueron bailando un TikTok a las urnas.

¿Sirven las nuevas formas de protesta, tienen algún tipo de impacto? 

Hay colapso de ciudadanos. La sociedad civil no se está defendiendo. Hay organizaciones que son muy valientes por WhatsApp, Facebook, ahí gritan, protestan. La protesta ciudadana es en las calles. Si la gente iba a una fiscalía a hacer una denuncia o iba a un ministerio a hacer un trámite, eso le va a demorar ahora 5 veces más de lo que demoraba antes. Están destruyendo el Estado, pero que hacen, no salen, no protestan, no dicen nada, hay una pasividad, hay un colapso de la condición de ser ciudadano. Uno tiene que cuidar a su propio país y si no lo hacemos nosotros ¿Quién más lo va a hacer?

Cómo es posible que no les de vergüenza tener un representante como Castillo. Ya solamente por vergüenza tendría que cuestionarlo un tipo absolutamente ignorante y con esto no estoy agraviando, estoy describiendo. Escucho a mucha gente (que va a ser la más afectada) diciendo “déjenlo trabajar”, cuando él mismo dijo que no sabe cómo trabajar. Él confesó que no sabe qué hacer.

¿Estas elecciones serán un terreno fértil para los oportunistas?

Sin duda. Los gobiernos regionales y alcaldes demostraron que eran nidos de delincuentes. Están presos, procesados o investigados casi sin excepción los alcaldes y gobernadores. Todos esos sinvergüenzas nuevamente se van a presentar a las elecciones. Ahí está el grave daño que la prensa le está haciendo daño al país. La prensa existe para eso, para alertar al ciudadano de quiénes se están presentando. Pero la prensa no hace ese trabajo. Entonces estas elecciones serán de los oportunistas y todo eso nos llevará a un colapso.

¿La democracia en el Perú es realmente democrática?

El Perú no tiene democracia, tiene una ficción de democracia. En este país hay una Fiscal de la Nación que no denuncia y que es aliada de delincuentes. Hay un Poder Judicial que no resuelve las cosas, hay un Poder Ejecutivo que está lleno de ladrones. Hay un Congreso que no hace su trabajo. Una ficción.

¿Umberto Jara ve todos los noticieros?

Los tengo que ver por una obligación profesional y lo que me generan es tener que consultar al médico por la gastritis. 

¿Qué debemos hacer los peruanos, qué nos corresponde hacer ante una crisis como esta?

Ser ciudadanos. Exigir a las autoridades que cumplan con lo suyo y la única alternativa que tenemos es salir a la calle. El Congreso tiene todas las herramientas para vacar a Castillo que no puede seguir gobernando. No por razones políticas, sino porque está destruyendo el país. 

¿Y quién le dio voto al Congreso? El ciudadano. Si el ciudadano no sale a la calle, no exige, no marcha ante los medios de comunicación y exige que cumplan su rol. 

Hubo casos en otros países que por lo menos salen con las cacerolas, eso genera una presión hacia los políticos. En esta situación lo que más me avergüenza, y por eso uso el término de miseria, es que el Congreso está compuesto por miserables que no quieren ejercer la función que les entregaron, que es la de contrapeso del Ejecutivo y de protección de la democracia.

Cómo es posible que la gente que no se indigne cuando nombren a una cantante folclórica para un cargo en un ministerio tan importante como es Energía y Minas. Cómo es posible que la gente que tiene 200 mil muertos acepte pasivamente que un vendedor de agua racimada sea el Ministro de Salud. Entonces, también pongámonos a pensar. Somos nosotros, también, los que no nos sabemos dar el lugar. A la población peruana le está faltando dignidad, la dignidad de hacerse respetar

Mucha gente dice que criticamos a los ministros porque son gente humilde. Una estupidez, porque la gente de provincia no es inepta. Hay gente valiosa.

Umberto Jara.

PERFIL – UMBERTO JARA

Estudio en la Universidad Católica del Perú donde se graduó en Letras y Derecho, actualmente se desempeña como catedrático en la Facultad de Derecho. Su labor periodística la desarrolló en prensa gráfica, radio y televisión realizando coberturas sobre terrorismo, narcotráfico y campañas electorales.

Autor de numerosos libros, tales como: Con ojos de testigo (1997), Ojo por ojo, la verdadera historia del Grupo Colina (éxito editorial del año 2003), Historia de dos aventureros (2005), Secretos del túnel (2007) y Morir dos veces (2016), entre otros.

Umberto Jara es también consultor en estrategias corporativas legales y comunicaciones, manejo de crisis y negociaciones. El 2018 participó en el Hay Festival en la ciudad de Arequipa donde deleitó a los asistentes hablando de fútbol, cine y poesía.