Clara y desafiante, así es como califican la lucha que iniciaron, junto a los agricultores, los ganaderos del Perú. El presidente del Consejo Regional de la Leche, Gianni Simoni Rosas, dirige una de las organizaciones más importantes del sector. No cree en el gobierno y apunta a la unidad para luchar contra la corrupción que aplasta a los sectores productivos del país.

Escribe: Pilar Rivera Ramos

Crisis mundial, alza de precios, escasez y una marcada paralización en defensa de la agro ganadería en el Perú. ¿Qué tenemos en concreto?

Esta paralización trajo como consecuencia que el Ministro de Desarrollo Agrario y Riego firme la modificación del reglamento de la leche. Pero, este documento tiene que ser firmado también por Salud, Comercio Exterior y Turismo y otros ministerios, incluido el Presidente del Consejo de Ministros.

El compromiso de firmas a esta modificación de reglamento fue fijado para un día determinado, pero no se están dando hechos concretos, así que pensamos, todos los dirigentes, llegar a Lima para presionar ante la PCM.

Los representantes ganaderos, gravemente afectados, reaccionaron a la crisis. Aun así, existen críticas políticas contra la paralización, ¿Era la única manera de remecer la conciencia del gobierno y de la opinión pública?

Definitivamente, lo que se nota en el Perú es que el Estado confabuló con grandes empresas para un beneficio común. Recién la población se está dando cuenta que el tema del trigo, por ejemplo, lo maneja Alicorp. El azúcar y la leche la empresa Gloria.

Y, así, equis cantidad de insumos básicos para la canasta familiar están siendo administrados por unas cuantas empresas peruanas, que quieren reglamentos en favor —exclusivo— de sus propios intereses.

Ningún gobierno tiene la capacidad moral y la fuerza política para cambiar esto. El Congreso de la República prácticamente fue diseñado para ponerle coraza a estos grupos económicos con poder.

¿Entonces, esta lucha ataca también a la corrupción?

Si, definitivamente. Y no se imagina la cantidad de tiempo que se necesita. Económicamente es enfrentar a unos monstruos. Precisamente aquí están incluidas las empresas Gloria, Alicorp. La única manera es concientizar al ciudadano de lo que está pasando en el país.

Sin embargo, se instaló el concepto de que es una lucha de empresa contra empresa y que “entre privados” se tienen que arreglar. La prensa se abstiene de participar

Mire, en cuestión a lo que manifiesta, tanto Latina, como Canal N, hasta donde nos informan, tienen una publicidad de S/ 3 millones de soles pagadas por la firma Gloria de manera mensual. Entonces, estos señores que tienen una posición de los televidentes fuerte, siempre estarán lanzando propagandas engañosas, haciendo quedar mal al productor y engañando de lo que verdaderamente es.

Nosotros, con este tema de la pandemia (que ayudó a abrir nuevos canales de comunicación) y la tecnología moderna, es que podemos decir que nuestro mensaje está llegando a la población en general.

Es así que incidimos en las plataformas digitales, para llegar a más ciudadanos. Y ahí surgen controversias en la población. Por ejemplo, unos hablan que la leche es buena, otros dicen que es mala; otros que mejor es la que proviene de productos naturales. Se abre una polémica. Ahí nos falta como sociedad.

El Colegio de Nutricionistas del Perú, avala a Leche Gloria, pero por un tema netamente político, porque muchos profesionales en esta rama admiten en las redes sociales que estos productos no tienen las mismas propiedades que la leche de origen animal.

Tengo 4 años en la dirigencia política nacional. La SUNAT tenía 3 gerentes nacionales, ahora tiene 51 gerentes, puestos que han sido colocados por el partido de Fujimori.

Es gente que no sabe de contabilidad, sin embargo, ocupan gerencias en la SUNAT. Con eso le doy un panorama de lo que pasa.

Así en todos los ministerios hay gente corrupta, que lo único que hace es ocasionar S/ 51 millones de soles en sueldos al Estado, favoreciendo a la clase pudiente política y a los productores cada vez nos tienen más apagados.

Lo que está sucediendo en mi zona, todos están alquilando para las grandes agroindustrias. Entonces, aquí el agricultor, mediano, chico, está dejando de existir. Siembras papas, quiebras, cebolla, quiebras. Para cultivar uva tienes que tener US $50 mil dólares en el bolsillo para sembrar y esperar 3 años para que empiece a producir. Y ahí viene el riesgo de las tendencias de mercado.  Que este año la uva negra no quieren los chinos, que quieren la uva blanca. Son tendencias que los agricultores deben saber manejar.

En Arequipa hay algo de 6 empresas que vienen del norte ¿Qué están haciendo ellos? Están alquilando tierras, desapareciendo al agricultor pequeño, a la agricultura familiar.

Gianni Simoni, presidente del Consejo Regional de la Leche.

El norte se desarrolló más que el sur, ¿Se puede esperar unidad de gremios a nivel nacional?

Un poco difícil. Por ejemplo, tenemos a AGALEP (Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú) que están dentro de la línea de agricultores más pudientes, por así decirlo. Ahora mismo son los que colocaron al ministro de Agricultura y ellos son los que están manejando el sector. Ahí viene el discurso “vamos a hacer que los agroexportadores les enseñen a nuestros hermanos agricultores a que ellos hagan las agro-exportaciones”. Eso no se dará en la vida.

¿Debemos cuestionar el éxito de la agroexportación en el Perú?

El agroexportador es el agricultor snob peruano. Esto significa un 8 % a 13 % de toda la población agrícola del país. Para entrar aquí tienes que tener un nombre, cantidad de tierras y un título político. No es así no más

Y si nos fijamos en los números diríamos que Perú creció en sus agroexportaciones. Le quitó el puesto a Chile en uva, es cierto, pero es un porcentaje bastante chico. ¿Por qué no hablamos de que Perú en sus buenos tiempos fue el mayor productor de algodón de Sudamérica y actualmente ya no lo es?

¿Por qué no hablamos del trigo? Toda la sierra peruana era de trigo. Ahora, estratégicamente el Estado podría sembrar de trigo toda la sierra peruana y palear esta crisis internacional que tenemos hasta el 2023, sabiendo que así está pronosticado por economistas desde el 2021. Ya sabíamos que se venía este problema.

¿Es necesaria una visión empresarial para salvar el sector agro-ganadero, o seguimos escuchando al MIDAGRI hablar sólo de defensas ribereñas y friaje?

Yo tengo el panorama claro. Dejar a un lado los títulos que teníamos antes, por ejemplo, SADA era un lugar de renombrados agricultores de Arequipa. Ahora está cambiando esta situación, tenemos un poco más de técnicos.

Escucho hablar a nuestras autoridades del MIDAGRI y lo único que saben es enrocar las tierras cuando viene el agua.

Tenemos muchas falencias como Estado y como región. Podemos empezar a engranar. Pero, necesitamos gente primero, que sea leal; segundo, que sea gente trabajadora y transparente, que quiera el desarrollo de su pueblo.

Por necesidad y hambre la gente tendrá que salir a robar y a matar, como está sucediendo actualmente y nosotros, la parte de la sociedad que tenemos con cierto grado de instrucción, tenemos que ver la forma de articular esa mano de obra con la producción regional y que todos ganemos.

Eso es lo que tenemos que hacer a cortísimo plazo. Llegar a la política es difícil, he conversado con la gobernadora y siento que hubiera hablado al aire. Técnicamente no hace mucho aporte.

DATOS

  • Los ganaderos solicitan a la industria subir el precio del litro de leche de S/ 1.20 a S/ 1.80 como precio base.
  • Han pedido que se etiquete como leche evaporada al producto que es únicamente elaborado a base de leche fresca. Por lo tanto, el uso de la leche en polvo quedaría limitado (varios expertos opinan que esta leche en polvo se importa y se paga un menor precio porque es de menor calidad).