Mientras la empresa sale al extranjero a comprar leche en polvo para abaratar costos en el proceso de reconversión de la leche, el ganadero peruano cobra a lo mucho S/ 1.20 por litro, cuando el costo de producción de este insumo sobrepasa los dos soles. La pregunta es ¿Por qué?, el investigador, abogado y empresario agrícola, Jorge Luis Reyes-Luján Martínez explica el abuso de la empresa y la permisibilidad del Estado.

Escribe: Jonathan Bárcena Carpio

Fotografía: Pedro Acosta

¿Cuál es la realidad de la ganadería en el país?

La ganadería como actividad agropecuaria depende de varios insumos, entre ellos los agroquímicos y los abonos. Como el Perú es dependiente de los fertilizantes del extranjero, la campaña actualmente está en crisis. No solo esta caro el producto y por ende hay menos abono y por otro lado está el desabastecimiento de los insumos, entonces no habrá con qué abonar; todo eso genera una menor producción. Para producir leche no dependemos en nada del extranjero, pero si para alimentar a las vacas.

¿Cuál es el problema en este último sentido?

Los insumos alimenticios, el maíz, la soya; los precios de estos graneles se han disparado en el mundo. Tenemos alimento concentrado encarecido y elevaron los insumos para producir forraje verde, entonces eso está medrando aún más la poca rentabilidad del productor.

Siempre hemos tenido el problema del bajo precio de la leche y sí a eso le sumamos estos dos conceptos, obviamente muchas ganaderías están al rojo en este momento. Ya ni siquiera ganando un 2 % o 3 % que es lo usual.

¿Si antes un litro de leche se producía con S/ 1.80, ahora con cuánto se produce, considerando el incremento de los insumos?

El punto de equilibrio que se pidió (al gobierno) es de S/ 1.80, pero con los incrementos de precios en los insumos, ya hablamos hasta S/ 2.00. No se trata de producir y estar a la par de lo que me cuesta a mi como productor, eso no es capitalismo, el fin es más bien tener rentabilidad.

Comprar, importar, introducir al país, trasladar hasta la planta, inocularle agua y disolverlo, todo eso le cuesta a la industria láctea entre 2.20 a 2.25 soles, entonces si nosotros le vendemos leche fluida a S/ 1.90 aun le dejamos un margen de ganancia.

Por ejemplo, Tottus tiene leche de su marca y esa leche viene de Alemania. Si Tottus puede traer esa leche desde Alemania e incorporarla al Perú, etiquetarla y venderla al precio, inclusive un poco menos del tarro azul, eso significa que se puede pagar ese precio con aumento que demanda el productor lechero.

Lo que pasa aquí es que, Gloria tiene una economía estructurada de tal manera que ellos puedan imponerle un precio al proveedor, porque si fuéramos una economía de libre de mercado, el productor le diría a Gloria que le pague el litro de leche a precio internacional y punto.

Acaso, cuando Gloria sale al mercado mundial a comprar leche en polvo, le puede decir a Europa, Estados Unidos, Argentina, Etc. yo te pago la mitad, no lo puede hacer porque tiene que comprar como un mortal más. Ahora yo me pregunto, por qué el ganadero no puede hacer lo mismo.            

Entonces lo que impera en el Perú y permiten los gobiernos es un monopolio…

Exacto, acá hay un monopolio hacia la parte de la producción, desde el punto de vista de la industria láctea. Técnicamente es un monopsonio, es decir, es un grupo empresarial que tiene la capacidad de imponer una parte de la cadena, en este caso la compra de su materia prima; entonces, ¿Por qué, si cuando trae leche en polvo, paga más, por qué no puede pagar eso acá al productor lechero?

Lo que sucede es que, con la leche en polvo que trae del extranjero a este precio, la empresa margina lo que todo mundo debe ganar, y por cierto son centavos, obviamente que en volúmenes hay plata. Ahora, ¿Dónde gana plata la empresa? Es simple, cuando al agricultor peruano le paga la mitad, es decir, con nosotros hace caja.

En teoría, Gloria debería comprarnos a nosotros más leche para ganar más, pero pese a que paga poco, solo compra el 45 % o 55 % de leche o la cantidad que necesita. Si llegara solo a depender de la industria nacional los productores le pondríamos el pare, negociaríamos a precio internacional.

Para evitar esa dependencia, y más que todo esa correcta relación entre productor y comprador, es que ellos hacen uso de leche en polvo para que cuando esté barata ganen más y cuando esté cara igual mantengan una estructura, donde ellos siempre se beneficien del ganadero lechero y lo mantengan al margen.

Jorge Reyes-Luján Martínez.

Es decir, el ganadero peruano es la gallinita de los huevos de oro de Gloria…

Así es. Nunca mejor dicho.

Entonces, ¿Cómo podemos hacer rentable este sector?

Todas las ganaderías en el mundo son rentables. Por ejemplo, en España el contrato de producción lechera se regula. El Estado reglamenta las condiciones mínimas del contrato, porque es un producto de interés nacional porque está en la canasta básica familiar. Esto provoca que los industriales lácteos salgan a competir para comprar leche y enamorar a los productores lecheros. Hay varios compradores y el Estado no permite que ellos concierten el precio, como se hace acá, vaya donde vaya el ganadero del Perú, a diferencia del ganadero europeo que tiene rentabilidad y ganancia.

El monopolio de compra es responsable de este problema, pero el ganadero lechero tiene alguna responsabilidad por esta situación…

Tenemos productores muy buenos. Por ejemplo, en Pampa Baja hay algunos que producen 170 mil litros, tienes récord de producción latinoamericanos. Tenemos buena calidad y rentabilidad, entonces ese no es el problema. El inconveniente está en que están pagando poco por la leche.

¿Cuántos litros de leche produce Arequipa?

Estamos hablando de 600 mil al día, en alguna oportunidad tuvimos un millón 200 mil y ostentábamos ser la primera cuenca lechera hace ya 10 años atrás por lo menos.

¿Por qué perdimos esa productividad?

Porque el gobierno de Alan García derogó la norma que prohibía el uso de leche en polvo para hacer leche evaporada, es ahí donde Gloria empezó a importar la leche en polvo y generó a la gallina de los huevos de oro.

Cuando existía Fongalsur todos los ganaderos estábamos unidos y había una mejor negociación con el gobierno y la empresa, y sobre todo había una mejor capacidad de negociación.

En ese entonces, estoy hablando de hace ya 30 años, existía un convenio por el cual al ganadero se le pagaba el mismo precio por litro que lo que costaba el tarro pequeño. Pero, vinieron los gobiernos y destruyen todo, permitieron que el industrial compre leche en polvo y acabaron con la gremialidad de Fongalsur.

¿Ahí empezó el monopolio de Gloria?

El objetivo del monopolio es ejercer presión y generar una mesa desbalanceada y abusar en la negociación para tener una mayor rentabilidad.

Ahora se está debatiendo el reglamento de la no recombinación de la leche, ¿Cómo va ese tema?  

Se avanzó bastante, en un 95 %, y en ese marco está que la leche evaporada sea de elaborada a partir de leche fresca solamente, y asimismo no esté autorizada la reconversión. Fue y es una lucha de años, si bien es cierto, es un inmenso paso, hay que seguir presionando y vigilantes a lo que haga el gobierno.

¿Cuál debe ser la visión empresarial del ganadero lechero?

La cosa es simple, pongamos un ejemplo, con un agricultor que produce 15 mil litros de leche al día en este momento, Gloria le está robando, porque tiene la posición de dominio, 0.40 centavos por litro, lo multiplicamos por 15 mil litros al día y por 365 días al año, ¿Cuánto es? Esa cantidad de dinero debe estar en el bolsillo del ganadero, pero se la está robando Gloria. Si tuviera esa cantidad en el bolsillo y todos los ganaderos tendrían esa plata en la billetera, ya hace rato hubiéramos pasado a una etapa industrial.

Volvemos a lo que dijimos antes, el estructuralismo económico de Gloria, el cual es hacer que el productor ganadero este al margen, en el filo del abismo, para que no saque la cabeza; es por eso que los oligopolios, monopolios se conocen como las distorsiones del capitalismo, es decir no permiten que el capitalismo haga su trabajo.

¿Cuánto y qué pierde Arequipa?

Como te decía, Arequipa produce 600 mil litros al día, lo multiplicas por 0.40, entonces es casi 2 millones y medio de soles al día, 60 millones al mes que tendrían los ganaderos, ¿Con eso crees que no haríamos una planta? Pero, la realidad es otra, los ganaderos no tienen esa cantidad de dinero, viven al margen. Que tengas una ganancia del 3 % por los volúmenes, es favorable, pero solo para unos cuantos y aparte se anula la capacidad de reinversión.

Lo que está pasando aquí es que la empresa Gloria, gracias al oligopolio, está ganando en demasía y genera una anti competitividad. No genera competitividad en el mercado, se vuelven flojos porque la tienen fácil, es por eso que los países desarrollados prohíben el monopolio porque son negativos a la naturaleza del mercado libre que es competir.

¿Cuál es el riesgo?

Acá, la industria láctea gana fácil y no se renueva, no innova, eso genera que solamente se mueva dinero y un sector como nosotros desaparecerá y no se trata de eso.

Mientras tanto, la gente seguirá tomando leche evaporada, que es una leche falsa, pero lo preocupante es que cuánta mano de obra se perderá. Entonces, no podemos decir simplemente que tomen leche mezclada, porque eso significa fuga que sale dinero del Perú, porque cuando consumes leche en polvo la plata sale del país. Sea barata o cara, el dinero se va y genera riqueza para otros y la balanza comercial se pone negativa, es por eso que necesariamente se debe producir en el país, y se puede hacerlo, nosotros no estamos en un desierto como para no producir leche. Se debe preferir que la producción sea nacional, a más producción nacional generas exportación y la exportación es ingreso de dinero al Perú.